Inicio / Noticias

Actualidad

La Comunidad apuesta por dotar al melocotón de Cieza de Indicación Geográfica Protegida como producto de calidad

La Comunidad apuesta por dotar al melocotón de Cieza de Indicación Geográfica Protegida como producto de calidad
La Consejería de Agricultura publicará una Orden de protección transitoria mientras se lleva a cabo la tramitación en Europa.

La Comunidad Autónoma, a través de la Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente, publicará una Orden de protección nacional transitoria sobre el melocotón de Cieza, en tanto se tramita su reconocimiento como Indicación Geográfica Protegida (IGP), según anunció hoy el consejero, Antonio Luengo, tras reunirse con los productores del sector.

Luengo remarcó la voluntad del Gobierno regional “de impulsar los productos singulares de calidad con que cuenta esta tierra, y tanto la Denominación de Origen Protegida como la Indicación Geográfica Protegida son instrumentos adecuados, por ser avalados por Europa y estar sometidos a unos controles que garantizan el mantenimiento de unos estándares contenidos en el pliego de condiciones”.

El consejero recordó que con fecha 16 de octubre de 2020 la Comisión Europea acusó recibo de la solicitud, y que un reglamento de la Unión Europea de 2012 “permite que el Estado miembro conceda una protección al nombre, de forma transitoria y a escala nacional, con efectos desde la fecha de presentación de la solicitud a la Comisión, que cesará a partir de la fecha en que se adopte una decisión de registro o se retire la solicitud”.

Luengo indicó, asimismo, que en el caso de que la Comisión realice observaciones, a través del Ministerio, a la solicitud de registro presentada, “se contestará en tiempo y forma, y concluida esta fase, la Comisión publicará la solicitud en el Diario Oficial de la Unión Europea, abriendo un período de oposición internacional de tres meses. En caso de no existir oposición motivada, se registra la solicitud”.

En tanto, la Asociación de Productores y Comercializadores del melocotón de Cieza, formada por 23 empresas y entidades, habrá de constituirse en Consejo Regulador provisional, o asociación para la gestión de la IGP, eligiendo presidente y vocales en una asamblea constituyente y decidiendo la forma en que se llevará a cabo la gestión de las actividades de la Indicación Geográfica Protegida.

También elaborará un reglamento o estatutos articulado, que se publicará por Orden de la Consejería, donde se abordarán las cuestiones relacionadas con el funcionamiento del Consejo, competencias, funciones, órganos de gobierno, y sistema de control o financiación. Además, habrán de decidir la forma de acreditar que los productos comercializados bajo la denominación ‘I.G.P. Melocotón de Cieza’ cumplen con lo dispuesto en el pliego de condiciones. En consecuencia, las empresas que deseen comercializar melocotón de Cieza deberán someterse al control de la entidad certificadora correspondiente, y adecuar sus etiquetas al nuevo producto.

En el Reglamento sobre los regímenes de calidad de los productos agrícolas y alimenticios se define la IGP como “un nombre que identifica un producto originario de un lugar determinado, una región o un país que posea una cualidad determinada, una reputación u otra característica que pueda, esencialmente, atribuirse a su origen geográfico y de cuyas fases de producción, una al menos tenga lugar en la zona geográfica definida”.

Una vez que una IGP se inscribe en el registro comunitario, el Reglamento indicado establece su protección frente a cualquier uso comercial directo o indirecto de un nombre registrado en productos no amparados por el registro; cualquier uso indebido, imitación o evocación, incluso si se indica el verdadero origen de los productos; cualquier otro tipo de indicación falsa o falaz en cuanto a la procedencia, el origen, la naturaleza o las características esenciales de los productos que se emplee en el envase o en el embalaje, en la publicidad o en los documentos relativos a los productos de que se trate; y cualquier otra práctica que pueda inducir a error al consumidor sobre el auténtico origen del producto.